20 feb. 2010

INSCRIPCION 2010

LA INSCRIPCION AL CICLO 2010 SERÁ DEL 8 AL 19 DE MARZO DE 18 A 21 HS
LAS CLASES COMIENZAN EL 22 DE MARZO
VACANTES LIMITADAS
DANZA JAZZ, ARABE, FOLCLORE, TANGO, HIP HOP, REGGAETON, YOGA, ESTIRAMIENTO
GUITARRA, PERCUSION, INICIACION MUSICAL NIÑOS, CANTO
A TEXTIL, TALLA, ESCULTRA, CERAMICA NIÑOS Y ADULTOS, ARTESANIAS C MATERIALES DE DESECHO PARA NIÑOS, JOYERIA, BIJOUTERIE, FOTOGRAFIA, DIBUJO Y PINTURA NIÑOS Y ADULTOS, T LITERARIO, ETC...

22 oct. 2009

Centro Cultural EL TALLER
1999 -10años- 2009
El centro cultural cumple años y te invitamos a acompañarnos
Tu presencia es importante, porque tu trabajo y compromiso
están en este camino que compartimos
El sábado 24 de octubre de 18 a 21hs

12 ago. 2009

TALLERES Y DOCENTES

VENI E INSCRIBITE TENEMOS SEGURO LO QUE TE GUSTA............

  • cerámica y vitrofusión adul....................doc. Soledad Maratea
  • tango........................doc. Osvaldo Spinelli y Nora Dupré
  • bateria y percusion........................doc. Hugo Núñez
  • artes int c material de desecho niños........doc. Luciana Vera
  • folclore...................................doc. Ana María Oro
  • taller literario.................................doc. Carla Sagulo
  • a. textil, talla en mad. y vitreaux......doc. M Eugenia Callamullo
  • danza jazz y stretching......................doc. Leonel Montero
  • salsa y ritmos latinos............................doc. Lucio Maricchio
  • plástica niños y dibujo y pintura adul........doc. Paula Fígoli
  • canto..............................doc. Javier Gómez
  • guitarra, inici musical niñ y ensamble..........doc. Tomás Otaiza
  • árabe niños y adultos...................doc. Magalí Freire
  • yoga niños y adultos.....................doc. Liliana Gallotti
  • fotografía digital......................doc. Atilio Chiale
  • hip hop y reggaeton.................doc. Eduardo
  • ceramica niños y adultos.........doc. Marta Goñi

26 jun. 2009

LOS CHICOS DE PERCUSIÓN EN EL PARQUE





los chicos del taller de percusion con su profesor Hugo Nuñez en el Parque Avellaneda, con solo dos meses de clases sonaron y ensamblaron asi.....



23 jun. 2009

TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA

Camino áspero
Mujer despierta brazos hábiles pelo negro Trenza rápida alpargatas viejas delantal resignado Agua fresca mujer salada hijo callado Niño solo madre deshilachada El tiempo pasa hijo adolescente un viaje espera machaca la distancia la madre tiembla el hijo tiembla nadie llora Camino áspero mujer descosida abrazo lejos Mujer salada
Nelly Di
...Pero conciente

Jamás, nunca más diré jamás o al menos lo intentaré. Por complacer a un amigo, lo acompañé a jugar al golf. Rompí el palo que me prestó, me sentí fuera del ambiente, no pude lograr pertenencia al grupo. Cuando pude safé y me dirigí a un bar repitiendo entre copa y copa: nunca más.
Llegué como pude a otro bar y al tercer trago comencé a oír una trompeta, ejecutando un tema de Luis A.,. Moví mi cabeza y al no ver ningún ejecutante y seguir escuchando la trompeta...Salí como pude después de tomar un sorbo de vinagre con el que pretendí volver a la cordura. Calcé unas sandalias que descubrí por ahí; salí viboreando, esquivando lo que llovía de un palomar y en saltos logré colocarme en posición vertical, tratando de acomodar las semillas que tenía mezcladas y volví a prometerme que jamás volvería a beber. Sentí un sonido desde mis entrañas que me hizo buscar con urgencia las lleves. Las encontré y después de chocar varias veces con la puerta, tratando de envocar la cerradura, logré abrirla con la ayuda de un intruso que en paños menores, me hizo comprender el significado de la palabra fiel. Pregunté los números de visitantes, sintiendo que comenzaban a sobresalir dos protuberancias de mi frente. Sólo quedaba la piscina libre y ahí me dirigí.
A la mañana siguiente enderecé como pude mi cuerpo, tratando de encontrar algún indicio que me confirmara que seguía perteneciendo al gremio de los vivientes y me dirigí a colocar un aviso. “ Se alquilan habitaciones con vista al parque con derecho a piscina”. El pensar en la renta, me permitió ir asumiendo esta nueva etapa de mi vida.


¿ NO VIDENTE ?

Lo conocí en una peña donde se conmemoraba el éxodo jujeño. Al rítmo de una chacarera el polvo se elevaba, siguiendo al zapateo. El hombre de vestimenta formal miraba sin ver. E través de sus ojos vacíos, siguiendo la coreografía con su compañera, sin errores, como si un invisible rayo de luz lo ayudara a estar seguro en sus movimientos.
No pude detenerme. Me acerqué tomándolo del hombro y lo felicité explicándole que eran mis primeros pasos en el folklore. Sentí la profundidad de sus ojos como si me estuvieran mirando.
Me comentó su larga experiencia con la danza y como sabiendo mis preguntas, simplemente dijo: “ nunca más volveré a ver quién ejecuta” .

Solito, a veces

Vocación

Polo Gallego, natural de Jujuy, delgado y alto, prolijo en su vestir, había venido a Buenos Aires con su oficio de mecánico buscando nuevos horizontes. Y aquí comenzó su amor por el tango, desde el día en que uno de los conocidos de la pensión lo invitó a ver un espectáculo que se realizaba en la plaza de Parque Patricios. Ese mismo día, quedó prendado de las figuras caprichosas que realizaba el bailarín.
Cuando toda la gente comenzó a dispersarse, su acompañante, cansado de decirle que se retiraran, se fue también. Y allí quedó él solo, hasta que las primeras horas del alba lo hicieron reaccionar. En ese instante descubrió su vocación, él sería bailarín.
Así fue como empezó a recorrer todo salón de baile que le indicaban. Ensayaba cada paso cientos de veces hasta que conseguía la perfección.
En el camino fueron quedando muchas de sus parejas y profesores que no podían comprender su obstinación, aburridos de repetir tantas veces los mismos pasos.
Al cabo de un año logró lo que quería: el respeto de los demás aspirantes y el beneplácito de sus maestros; comprendió que ya nadie lo podría detener. Se codeaba con los más reconocidos del ambiente y pronto los dejó atrás. No había quién lo superara.
Comenzó a cambiar su vida; el trabajo en el taller mecánico lo hacía con rapidez para dedicarse a lo que amaba. Y ya en la pensión, lavaba hasta el cansancio sus manos con piedra pómez para sacar la grasa adherida a ellas. A veces era tal su afán por limpiarlas que le quedaban doloridas. Luego se tomaba su tiempo para suavizarlas con una crema. Esto lo realizaba casi como un ritual. Deslizaba la misma por cada dedo, por cada nudillo , en forma circular, deteniéndose en cada pliegue alrededor de las uñas, en las palmas, y terminaba rozando, casi acariciando su mano.
Con la misma meticulosidad se vestía, y cuando el espejo le devolvía la imagen resplandeciente, salía a encontrarse con el amor, como le decían sus compañeros que, al principio, creyendo que se preparaba para una cita, lo cargaban, hasta que comprendieron que era tal como el decía, una cita con el baile.
Su prestigio fue ascendiendo poco a poco, se lo fue convocando en toda actuación, en todo evento importante que se realizaba. La finura y suavidad con la que se deslizaba, su porte elegante y el ritmo que le confería a cada movimiento, lo hacían incomparable.
Dejó el taller mecánico, se dedicó por entero a bailar. A medida que su fama crecía le llovían contratos de mucho dinero, su nombre era suficiente para llenar cualquier teatro.
Se miró al espejo.
Muchos años habían pasado desde aquella primera vez, tenía el cabello cano, el rostro se veía surcado por profundas arrugas, también el cuerpo sentía el paso del tiempo.
Muchas veces se veía necesitado de tomar algún calmante para reducir los dolores de piernas después de una función, pero podía más la firma voluntad de no rendirse.
Medía la ovación final tratando de descubrir alguna falla, pero siempre salía con más fuerzas al ver que no había disminuido.
Como figura representativa que era, le encargaron que formara un cuerpo de baile para una fiesta patria. Se había negado en varias ocasiones pero tuvo que aceptar.
Comenzó así la tarea más aburrida que le podían encomendar; el había nacido para bailar, no para formar bailarines.
Un día, se acercó al escenario un joven muy apuesto, con un brillo singular en la mirada:
-Quiero aprender a bailar, le dijo.
Comenzaron a sucederse días de mucho trabajo; el alumno no se daba ni le deba respiro. Comparó la tenacidad, el esfuerzo, vio la repetición del mismo movimiento hasta el cansancio, su fuerza, la inquebrantable voluntad, y se dio cuenta de que se estaba enfrentando con su destino.
Legó el día de la función. El teatro estaba repleto. Cada pareja de bailarines quería sobresalir, hasta que le tocó el turno al joven.
Cuando terminó de danzar, hubo como un impass, como si la gente se hubiera quedado sin aliento, hasta que estalló en una ovación.
Unos felicitaron al joven, otros se acercaron al maestro y lo palmearon. Éste oyó decir a alguien: el discípulo superó al maestro.
Seguían los aplausos, pedían que se presentara el maestro en el escenario. Lo buscaron en vano, nadie lo pudo encontrar. Es decir, hay algunos que juran haberlo visto deslizarse por la pista cuando suena algún tango, pero cuando tratan de acercarse, con la misma rapidez desaparece.

Shirley Virulegio
BIBLIOTECA

Biblioteca, bicicleta, bisagra, agravios, bienvenida a los libros, los estantes.
Espiaba el encuentro del burro con la biblioteca, bien atenta estuvo a la mirada que el burro le dirigió.
Niñez de cuentos infantiles, salió el burro de uno de mis cuentos y se hizo cuerpo. Gracioso ante mí, espiando primero entre las tapas del libro, luego asomando sus pezuñas y ya salido de él, causándome alegría y asombro.
Dibujó para mí una sonrisa en sus dientes amarillos y al hablar me sorprendió. De sus ojos bizarros salían chispitas.
Nos dirigimos al campo, burro, biblioteca y yo a jugar a la escondida.
Ambos se enojaron conmigo cuando propuse jugar a la rayuela porque el burro no sabía contar y la biblioteca no sabía saltar, pero bueno, yo mandaba en ese cuento. ¡Perdieron los dos! Burro y biblioteca ¡Bilis!

Graciela Bolla

SIEMPRE YO LEYENDOME

En el lugar llovía. Intravidrio miraba el
azulatizador mar que movía sus mareas.
En el precostado del muelle, un pescador
buscaba su presa. Siempre así, extrasolicatres
mi vida un eterno esquizofrenesí. Siempre así.
Cuánto me hubiera gustado, una playa, nosotros
enredaderados como lianas frescas y sudorosas.
Pero no, siempre endoarta. Siempre el cubrealma
que protege la epipiel, siempre la jovenmuerte
sobrecatónicamente en mí. Yo, siempre yo.

G.Bolla

JAMÁS

Jamás pensó verla así, los ojos hundidos en sus cuencas, la piel blanca, mortecina, creyó que era efecto de la luz o las sombras, los cabellos desparramados, palos de golf parecían sus piernas enjutas y cadavéricas, las costillas como teclas de piano.
Cruzó la calle, deseaba beber, había bares para elegir pero él se metió en el primero que encontró, quería borrar imágenes.
El bar en semipenumbra, una hermosa rubia tocando la trompeta, una luz amarilla enfocando el hermoso rostro. Atípico, pensó, una mujer, qué raro. Volvió el vinagre a su garganta.
Los ojos se le cerraban y de pronto se le abrían mirando las hermosas piernas de la rubia en sandalias doradas. Beber. Debo beber más, palomas incoherentes escapaban del palomar de su cabeza. ¡Otra botella!
Los ágiles dedos de la mujer acariciaban la trompeta. Las sombras verticales cubrían el resto de las mesas sumergidas en lo negro.
Jamás pensó verla así, los ojos hundidos en sus cuencas, los labios inertes, la piel blanca de hielo. Las entrañas se le retorcían con un dolor profundo, conocido. ¡Otra botella!
No podía abrir los ojos, necesitaba encontrar las llaves del candado enganchado en sus pestañas, sentía piernas de títere roto y ese intruso, ese dolor, se le metía nuevamente en el pecho quebrándolo como la copa que apretó en sus manos.
Jamás pensó que cerraría aquellos ojos que lo amaron de manera tan fiel. ¡No quiso hacerlo! Prefirió seguirlos mirando largo rato para verlos llenarse de lágrimas. ¡Otra botella!
Los números, las palabras, la música, todo era un sonido confuso. ¡Yo no pedí la cuenta! ¡Yo pedí otra botella!, dijo enojado. Con los dedos se arrancaba los cabellos, le pareció verla a ella con sus ojos de piscina brillante. Entonces él también lloró.

Graciela Bolla

Mal Carácter

Las seis. Ya las tendría que estar tomando y no sé dónde carajo dejé las pastillas. No puedo dejar de tomarlas. Y justo hoy que estaba de buen humor. Justo hoy tengo que perder las pastillas con lo bien que estaba. Hoy que estaba bárbaro.
Yo, no sé por qué razón, causa o designio, una vez por mes me pongo de buen humor. Será una cuestión física u hormonal pero un día al mes estoy bárbaro, el día me resulta maravilloso, el sol brilla de una manera diferente: saludo al colectivero, entro con una sonrisa a la oficina…Y hoy que es mi día, hoy que me vino, justo hoy pierdo las putas pastillas.

Todo mi buen humor se desvaneció unos minutos antes de las seis. A ver… si yo entré por acá, fui al baño…
Pero en el baño no están. ¿En el armario? Abro tratando de no arrancar la puerta de un tirón por la calentura que tengo. No las veo.
Busco debajo de las toallas, ¿a quién se le ocurriría entrar y poner la medicación debajo de las toallas? No, no. Mejor voy a la habitación.
La puerta está cerrada y cuesta abrirla porque en esta época del año la madera se hincha y se aprieta contra el marco. Se hincha la madera y se me hinchan las pelotas por ponerme nervioso por estas pastillas y la repu…
-¿Quién es?
-Emiliano, soy yo el encargado -me contesta la voz metálica del portero eléctrico- alguien encontró un bolso con cosas suyas y lo dejó abajo. Ya se lo alcanzo.
Ahí están. Los putos remedios que me cagaron el día. Y para colmo el alcahuete de Néstor se quiere anotar unos puntos trayéndome el bolsito acá. Minga de propina le voy a dar con el humor que tengo ahora. Es capaz de enojarse el muy manguero. Por mi que se mate el chusma, alcahuete y vago de Néstor. Ya le pagamos un sueldo bastante alto a esa larva.
Y para colmo, te mira con esa sonrisa falsa que dan ganas de putearlo. Seguro que va a esperar la propina. Alcahuete. Ni ésta le voy a dar a ese chismoso de cuarta, mantenido.
Y qué bien me había levantado hoy…

Atrás de la puerta, Néstor me ofrece su mejor sonrisa y mi bolsito negro de los remedios.
-Mirá Néstor, si pretendés una propina andá a pedírsela a la puta madre que te parió.
Cierro de un portazo advirtiendo que no le di tiempo a borrar la sonrisa de su cara.
Y tan bien estaba hoy a la mañana…
Voy a tener que esperar otro mes para volver a disfrutar otro día de buen humor.

Rasca con la puntita del taco el felpudo gastado del hall de ese hotel que no conocía. Rasca al borde del sillón que le quedaba grande. La mujer del mostrador, bebe y deja las llaves a los pocos visitantes que regresan por la noche. Bebe lento, sordo, de a poco, con sorbos algo cortos y silenciosos. La mira también de a poco.
Buba mete las piernas detrás de la luz de la lámpara que ya no la alumbra.
Tic tac de la lluvia y los tacos de Buba y las pestañas de la mujer del mostrador y del viento sobre la puerta. Tic tac de los gatos corriendo en el tejado para volverse otros.
-¿Vió que la lluvia no siempre lo moja todo?, se lo dice mientras deja por primera vez su vaso.
Al hall sólo lo alumbra una caja de vidrios con burbujas en el techo que de sucio y opaco, casi no ilumina. Para Buba es mejor así.
-¿ Querés un trago?
Hace frío; la lluvia baja fuerte por los vidrios como queriendo entrar a la fiesta del siglo y al rato dejarse morir a la intemperie como si nada. Se calienta por dentro la boca de Buba; no sabe que bebe. Roza el vaso caliente con las uñas rojas y el anillito violeta, el de salir, el de los sábados.
-Ojalá todo se mantuviera intacto como el esmalte, le dice la otra mujer a una Buba que se ríe; y la otra se lo dijo tocándole la mano vacía, la que no tenía el anillito de salir, con delicadeza lo hizo y Buba se lo agradece.
Con tacto se lo dijo la mujer del mostrador. Como si ya se lo hubiera dicho a otras que pasaron por ahí. Es vieja y se comporta con la sabiduría de las ratas canguro que guardan su orina para las épocas de sequía.
Esa vieja no necesita de nadie. Es una rata que bebe su propia orina, no por saciarse, no por sed, lo hace porque puede satisfacerse cuando quiera. Y cuando quiere, esa mujer se deja secar como una planta en el desierto y con la boca áspera le dice con mucho tacto a Buba que “ no va a venir, que no lo espere, que a todas nos pasó alguna vez, que es una linda chiquita”.

Andi

EL HOMBRE DEL TRAJE

Viene del río y se pone el traje sólo cuando entra a la ciudad. Se limpia y va a misa una vez a la semana. Después vuelve a los bordes, al final de las calles; vuelve a la orilla.
El hombre de traje gris que dobla la esquina es un pescador. Hoy no comió porque el río no trajo nada. Estaba revuelto, como arrugado, difícil. Al hombre del traje gris no le importa. Como todo pescador, no le interesa tanto atrapar a la presa, como saber que los peces siempre están ahí.

ésta es una pequeña muestra del trabajo de algunos alumnos del taller de lectura y escritura creativa, a cargo de la docente Carla Sagulo.
informes e incripción de lunes a viernes de 18 a 21hs.
Centro Cultural EL TALLER

3 jun. 2009

PEÑA FOLCLORICA

PEÑA
FOLCLORICA
Sàbado 6 de Junio 18 hs.

Entrada Libre y Gratuita
buffet económico

LOS ESPERAMOS
ELPIDIO GONZÀLEZ 4967
programa cultural en barrios

12 feb. 2009

ACERCÁ A TUS NIÑOS A LA CULTURA

El centro cultural "EL TALLER" y el PROGRAMA CULTURAL
EN BARRIOS

se acercan a vos......
.......vos acercá a tus niños a la cultura.....

A partir del 9 de marzo comienza la inscripción de ciclo 2009 de talleres culturales.
TE OFRECEMOS......

*desde los 6 años:

CERÁMICA, EXP. CORPORAL Y YOGA, PLÁSTICA, ARTESANÍAS Y MANUALIDADES


*desde los 11 años:

GUITARRA, ÁRABE, SALSA, FOLCLORE, BATERÍA Y PERCUSIÓN


*desde los 12 años:

JAZZ, LITERARIO, ARTE TEXTIL, TANGO




LAS CLASES COMIENZAN EL 23 DE MARZO, vení a inscribirte del 9 al 20 marzo en "C.C. EL TALLER", Elpidio González 4967. Montecastro.CABA.

19 nov. 2008

EL TALLER TE MUESTRA..........



las chicas de danzas árabe............


un poquito de 2 x4.........




....y adentro.. los niños se expresan..................








foto...foto....foto......foto!!!!!!

el taller de vitrofusión......


rasgando... y cantando.....



arte francés nos muestra su obra........











15 oct. 2008

........ adentro!!!!!


PEÑA
FOLCLORICA



Sábado 25 de octubre 17 HS

… traé el equipo de mate y vení
a disfrutar con nosotros

Buffet de bebidas, dulces y sándwiches

Entrada Libre y Gratuita

ELPIDIO GONZÀLEZ 4967